Usted está aquí

Skyrealms of Jorune III (PC)

Habíamos dejado a la humanidad haciendo amigos en lo que iba a ser su nuevo hogar.
Después de la “justa represalia”, los colonos se darían cuenta de un pequeño, pequeñísimo, ínfimo, apenas perceptible problema: Eran cuatro gatos y, caso de una guerra, no tenían nada que hacer.
Así que no tendrían otra idea más brillante que la de prepararse para una posible guerra, que comenzar a desarrollar armas bacteriológicas. Ahí, con un par.
Bomoveris, uno de los científicos de la primera expedición se pondría a ello, creando un virus bio-tecnológico diseñado para acabar con los shantha.
Cuando los ataques comenzaron de manera masiva sobre las colonias, el virus sería liberado sobre la atmósfera del planeta acabando con la vida del noventa y nueve por ciento de los shanthas de Jorune en unos pocos días.
Pero con aquello tampoco solucionaron gran cosa, ya que un uno por ciento de varios miles de millones seguía siendo un número levemente superior a los pocos miles de humanos que había en el planeta. La huida era la única salida que les quedaba... caso de tener algún lugar al que huir.Humanos contra ramianes

Iscin sería el único superviviente de su colonia y, tras varios meses sin recibir señales de los suyos, se creyó el último hombre vivo sobre el planeta. Poseído por aquel pensamiento, dedicaría el resto de su vida a tratar de crear nuevas formas de vida inteligente para que no se perdiese el legado de la tierra.
Utilizando como base para aquellas nuevas razas a los animales que habían traído desde la tierra crearía a los Blount, Crugar, Woffen, Bronth y Tologra.
Pasarían veintidós años antes de que tuviese contacto con otro humano; Bomoveris, pero el encuentro no sería muy feliz. Bomoveris mataría a dos crugar tomándolos por criaturas hostiles y tendría que ser salvado por Iscin antes de que el resto de sus criaturas acabasen con él.
Tras el impacto inicial, discutirían sobre la ética y moralidad de la creación de aquellas criaturas (acusación a la Iscin respondería con un sencillo, viniendo de un genocida, como que tiene bastantes narices)
De todas formas, el asunto no estaba como para despreciar posibles aliados por pequeñeces como la conciencia y los principios morales, así que ambos se aliarían temporalmente. El único problema que tendrían sería Choundra, el líder de la camada crugar a la que pertenecían las víctimas de Bomoveris, que tratando de vengar a sus camaradas, terminaría asesinando a Iscin esa misma noche.
Bomoveris lograría huir, sólo para acabar en uno de los cetros de contención shanthicos. Parece que no estaban en racha.

Los humanos pronto se darían cuenta de que los shanthas atacaban con más fiereza a aquellos que portaban tecnología, así que crearían cámaras en la que ocultar las armas y demás artefactos hasta que las cosas se calmasen un poco.
Cosa después de un siglo después de la llegada del hombre a Jorune, los restos de alimentos genéticamente creados y las herramientas que los hacían viables se han consumido. La expectativa vital del humano medio caería hasta los treinta y seis años. Comenzaba una era oscura, pero aquí no acabaría la diversión.
Los hijos de Iscin se esparcirían por todo el mundo. Los hombres conocerían a los cleash y, como no, acabarían a hostias con ellos.
En el año doscientos cincuenta después de las guerras coloniales, se fundaría Ardoth, como una aldea de pescadores. Los restos de las máquinas lamorri impedían el buen funcionamiento de las dyshas shanticas que creaban portales en aquella zona. La cosa parecía que prometía.
Ciento cincuenta años después, una alineación de las lunas de Jorune provocaría mutaciones en los recién nacidos, dando origen a nuevas criaturas de las que sólo sobrevivirían los acubon, boccord, muadra, salu y trarch.
Las dyshas de los shanthas no podían llegar hasta Ardoth, pero las olas provocadas por la alineamiento de las lunas destruirían la ciudad (por primera vez)

En el año quinientos cincuenta y cinco (según reza la tradición) nacería Paul Gauss (en el valle que más adelante heredaría su apellido), un hermoso lugar en el que los niños con mutaciones eran (ejem) “liberados” de su maldición a la antigua usanza.
Cinco años después nacería quien sería su futura esposa, Mayatrish (solo que ella el bien gusto de nacer en lo haría en Ardoth, donde eran un poco más civilizados, allí sólo marginaban a los diferentes)
A los diecinueve años Paul descubriría alguno de los laboratorios de Iscin en su valle de nacimiento, junto a sus notas sobre el durlig. No tenía ni idea de como leer aquellos papeles, pero comenzaría a alimentarse de las raíces que había en aquel lugar.
Sólo cuando sus vecinos vieron que el muchacho estaba creciendo sanote le harían caso y comenzarían a alimentarse de aquella planta tan desagradable.
Por lo demás, ya sabéis la historia: Chica viaja volando en su talmaron, y este cae moribundo el en valle del chico. Se enamoran, se casan y ella se queda embarazada, pero como el niño le sale boccord se va a criarlo a su ciudad (no vaya a ser que los amigotes de su marido se lo carguen) Poco a poco van acercando sus respectivos pueblos, y los mutantes encuentran un lugar en el que no tienen que esconderse (tanto) y, con el tiempo, comienza el comercio del hierbajo asqueroso pero muy nutritivo entre las ciudades.
Los temibles piratas ramianMás adelanta el niño al que llaman Michael, pero que será conocido como Khaun, construye un muro marítimo para que los oleajes no se vuelvan a cargar su ciudad, enseña a la gente a utilizar a los thombos para cosechar mejor el durlig, y son todos muy felices.
Felices, claro, hasta que llega una plaga que dura casi un milenio, diezmando a la población humana y devolviéndolos casi a la barbarie.
Ya sabéis, cosas que pasan.

Y bueno, me podría extender mucho más, que aún nos quedan cosa de dos milenios por contar. Ya sabéis, guerras, expansiones, descubrimientos tecnológicos y todo eso. Pero como os podéis bajar la cronología de Jorune.org y leerla vosotros solitos, me lo ahorro.
En la siguiente entrada, alimentaré un poco vuestra vagancia y os contaré más o menos como es el mundo y alguna cosa más.

Hasta entonces.

Añadir nuevo comentario

Theme by Danetsoft and Danang Probo Sayekti inspired by Maksimer