De Homero a Kirby

Usted está aquí

¿Qué es Mytgard? v1

Buena pregunta.
Para serte sincero... no es que lo tenga yo muy claro, o que se trate de un concepto demasiado definido.
En éste mismo momento... (miro el reloj) Mytgard se podría definir como un estado de ánimo, o una actitud personal. También me gusta verlo como un lugar en tu interior el que refugiarte y hacer que se detenga el tiempo durante un momento. Un lugar en el pasar un rato juntos y tratar de disfrutar de unos momentos de charla y lectura sobre aquellos temas que nos gustan o nos resultan interesantes.
Un lugar sin mayores pretensiones que las de leer y charlar, reflexionar, pensar y evadirte.

¿Muy pretencioso?
No te lo voy a negar.

Pero no siempre fue así. Sí, efectivamente, si me conoces un poco, ya sabías que esto no se iba a quedar en un texto tan breve sin darle un tono personal / biográfico / nostálgico. Así que, ponte cómodo, reserva unos minutillos para leer esto o... ¡VETE AL INFIERNO!

Mytgard nació hace algo más de cuatro años... con una función bastante diferente a la que le estoy dando ahora.

En marzo de dos mil siete y, tras lo que podríamos definir como una crisis personal, abandoné mi trabajo en la empresa familiar. Tampoco os creáis que aquello lo solucionó todo. Después de currar cosa de dieciséis años en aquel lugar, pese a saber que podía volver cuando quisiese, me sentía un tanto desvalido y acojonado.
En aquel momento, sin trabajo y a la caza y captura de dinero con el que pagar las facturas, decidí dedicarme de manera autónoma a aquello que me gusta: El gore electrónico-informático y los cacharreos de diversa índole en internet (vamos, reparar ordenadores y la creación de páginas web y gestión de dominios online)
Para tal fin y, con intención de parecer más “serio” ante posibles clientes, decidí montar una empresa unipersonal. Sí, el nombre que elegí para ella (y el dominio que registré para alojar su futura página) fue éste; Mytgard.

En aquel momento sólo era una eso, una palabra. No quería unas siglas, un conjunto de iniciales o un nombre rimbombante en ingles. Cuando pensaba en aquella palabra, en mi cabeza aparecían los mares nórdicos en estado de calma y altas cimas nevadas que simbolizaban mi entrada en aquella nueva vida a la que me lanzaba.
Veía a Thor en una fragua forjando placas base. A un Odín Kirbyesco sentado en el trono de una Asgard poblada de tecnología imposible. Veía a las versiones robóticas que Go Nagai realizase del Coloso de Rodas y el Nirvana al que accedieron las máquinas de ocho bits. Un lugar en este mundo en el que integrar todas mis mitologías personales.
No estaba drogado (pero ya sabes que mi cabeza tiende a irse de paseo por lugares muy raros).
El dominio estaba comprado para cinco años y, para la creación del site, decidí lanzarme a cacharrear con Drupal.
A finales de ese mismo mes, ya tenía trabajo de nuevo, así que, con la página de entrada ya creada y colgada (la misma que he conservado para ésta nueva versión) el proyecto se quedó en suspenso (aún conservo casi todas las tarjetas de empresa que me hice imprimir).

Después de aquello, y según iba adquiriendo, asentando o ampliando mis conocimientos, pensé mil y una veces en mil y un proyectos para los que podría utilizar aquel dominio (y el drupal). Materias o enfoques que me parecía que no encajaban con el tono del blog que ya escribía. Planes para crear habrían sido tutoriales básicos y accesibles sobre virtualización, linux o software libre en general. Una manera de devolver a la red todo lo que me iba aportando. Pero nunca me puse con aquello.

Sin grandes cambios, damos un salto de en el tiempo para detenernos hace un par de meses, cuando decidí matar mi blog.
Sin previo aviso, despedidas lacrimógenas ni posibilidad de moratoria, lo borré de la red (pero de eso te hablo en otra sección)

¿Drástico?
No lo negaré.
¿Estúpido?
Vale... eso tampoco lo negaré (pero no lo diré muy alto).

Nota aclaratoria: Por más que la afirmación que sigue a esto sea objetivamente falsa, no es menos cierta para mi subjetividad (¿creías que no iba a usar el palabro en un texto de presentación?)

Así, de un plumazo, me había quedado sin un lugar en el que colgar las cosas que había escrito (y las que escribiría más adelante) que no tratasen de Daegon.

Tras una temporada de desorientación (¿a que dedico el tiempo que antes destinaba a tratar de escribir?) y reubicación, decidí convertir Mytgard en ese lugar en el que subir los relatos ya escritos. ¿Qué narices? Iba a actualizar aquel Drupal viejuno que tenía allí, e instalar la nueva versión, que era mucho más molona.

El problema con el que me encontré fue que el hosting gratuito en el que lo tenía hospedada se llevaba como el culo con esa versión de la aplicación.
Inasequible al desaliento (y con mucho tiempo... diremos que libre) en cosa de unos minutos cambié completamente la orientación que iba a darle a éste proyecto, me até los machos y me lancé a la aventura.
Me monté una máquina virtual en mi servidor de casa, y recopilé todo lo que he escrito alguna vez. Ya sea publicado o no. Para internet o para papel.
Menos de una semana después ya está funcionando de la manera que yo quería (que uno es especialito) y aquí lo tenéis... eso... funcionando.

La idea, a fecha de hoy y ahora (miro de nuevo el reloj) viene a ser la siguiente:

Por un lado está la sección museo / histórica. El lugar en el que he dejado lo ya escrito. Las “fuentes originales” que, por mucho que me avergüence de algunas de ellas, me han hecho llegar hasta aquí (dondequiera que sea “aquí”).
La idea bajo ésta sección es también la de tratar de transmitir el contexto en/bajo el que fueron perpetradas, así como el que se pueda ver la (espero) progresión, cambios y contradicciones que he tenido con el paso del tiempo y las páginas escritas.

Por otro lado, lo que situaré en el “frontal” de la página, serán los los relatos que publiqué en el blog y los artículos serializados. Libre de las ataduras del formato blog, los iré organizando , en ocasiones reescribiendo, continuando y terminando, tratando de darles una estructura de lectura más cómoda.

Más o menos, eso es todo. No es muy bonito. Tengo asumido que va a ser una Beta perpetua de estructura mutante y que nunca estaré contento con como lo voy haciendo, pero llevo años viviendo con eso.

Pasa, ponte cómodo, y elige un texto de las estanterías. Posiblemente no esté demasiado bien escrito, pero trataré de corregir eso con las futuras versiones (si quieres ayudarme, mejor que mejor). Lo único que puedo asegurarte es que no lo vas a encontrar en ningún otro lado.

Añadir nuevo comentario

Theme by Danetsoft and Danang Probo Sayekti inspired by Maksimer