Usted está aquí

Bajo un océano de bits, mes XIII

Podría decirse que hemos empezado bien el año en lo referente al C++.
Podríamos decirlo, claro, pero, de hecho, mentiríamos (al menos parcialmente).

Porque el año, en sí mismo, empezó regulero.

Habíamos dejado este tema, como de costumbre, con una mezcla de esperanza y frustración sumada a las dudas habituales. Con la lectura de un libro, Programming - Princples and Practice Using C++, que sigue ahí comienzo polvo virtual en su página doscientos (de 1312).

Terminé el año pasado con la moral a media asta y con la sensación de que “todo mal”, el reto, el código, mi comprensión lectora y mi capacidad para llevar esto hasta algún punto al que merezca la pena llegar. Pero bueno, el reto no era llegar hasta ningún lado concreto sino ver hasta dónde conseguimos llegar, así que… veamos.

Este último mes ha seguido la misma tónica que los anteriores; una sucesión de pequeñas alegrías, hostiazos de realidad y, con suerte, algo de aprendizaje y recapacitación.

Comencé consiguiendo hacer algo que había estado persiguiendo desde hace tiempo, una función que me permitiese invocar a los objetos almacenados en los vectores de recursos por su nombre y no por su identificador.
A la hora de determinar el funcionamiento de la aplicación no supone nada. Es más, probablemente suponga un pequeño incremento en el consumo de recursos del ordenador, pero tanto a mi como a cualquier hipotético usuario que pudiese haber de este “motor” que estoy haciendo, nos haría las cosa un poco más sencillas a la hora de invocar a esos recursos.
Tenía la solución en la periferia de mis neuronas desde hace meses pero no ha sido hasta hace un par de semanas que por fin logré agarrarla.
En el código de la aplicación en la que me estoy basando esto estaba solucionado con un enumerador1, pero esta solución no me servía si quería que la clase que se dedica a gestionar de los recursos fuese dinámica (o lo que es lo mismo, no tener que tocarla ni recompilarla cada vez que añado un recurso adicional).

Tras jugar con vectores que contuviesen objetos “mixtos” (conjuntos de datos de tipo cadena texto y objetos del tipo de objeto que quería devolver) juntados en un "struct"2, al final opté por tener dos vectores por por cada tipo de objeto; uno para los nombres y otro para los objetos en sí mismos.

Cargando los recursos

Con esto puedo tener una única función consultora a la que invocan aquellas que devuelven el tipo de objeto concreto (Imagen, Color, Fuente, Sonido, Canción, etc...).

Buscando a los recursos

Con esto no pierdo la posibilidad de llamar a los objetos de la manera anterior, pero sí que me ahorro el tener que mirar a qué número corresponde cada uno de ellos:

Invocando a los recursos

Mientras hacía esto también rehice por completo la clase que se dedicaba a pintar el texto. Aún tengo que ser capaz de lograr que me muestre cosas como tildes y otros caracteres especiales, pero esa parte la voy a dejar para un poco más adelante.

Y la tuve que rehacer porque había cometido un error muy gordo a la hora de interpretar qué significaba definir una variable como “static” y eso me había vuelto un poco loco.
Por culpa de esto las cosas empezaron a fallar cuando di comienzo a la creación de la siguiente clase, la que se encarga de gestionar la animación de los objetos.

Cuando esta clase era invocada por más de una animación pasaba olímpicamente de todo valor posterior posterior al primero. Poner diferentes variables “static” en un único archivo no daba problema, pero cuando quería crear más de una instancia de cualquiera de ellas el resultado no era bonito (generalmente un pete en ejecución, que no en compilación).

Tras mucho leer y no entender, en un foro de Arduino vi lo más parecido que encontré a una respuesta, pero no era capaz de aterrizar el código unitario que presentaban en una estructura de clases.
Después de volverme loco, de hacer mil pruebas y de rehacer doscientas veces las clase “Menu”, “Animacion” y “Texto” logré hacer funcionar aquello, pero seguía sin estar convencido de cómo había quedado, y con razón.
Serendipias de la vida, esa misma noche las piezas encajaron en mi cabeza. La cosa había funcionado, sí, pero había sido por casualidad.

Estoy convencido de que lo habré leído mil veces en todos los libros que me he echado encima, pero no fue hasta esa noche con la cabeza apoyada sobre la almohada que las piezas encajaron y entendí una más tanto el papel que cumplen la declaración de variables como privadas y la función del constructor3.

Al día siguiente cambié las tres clases y todo funcionó. Rehice todo aquello que funcionaba de chiripa y quité todos los “static” que sobraba y funcionó, volví a replantearme las clases principales… y falló, pero porque me equivoqué con la sintaxis, no por un error de comprensión.

Y así he llegado hasta hoy a tope de ánimo. No hay como el ser cabezón para se capaz de derribar las paredes de tu estupidez gracias a tu férrea determinación y tu sólida estructura craneal.

Enlaces:

1. Ha llegado el enumerador

2. Las estructuras y sus cosas

3. De constructores y objetos

Añadir nuevo comentario

Theme by Danetsoft and Danang Probo Sayekti inspired by Maksimer