De Homero a Kirby

Usted está aquí

Macroverso II Malos despertares

Nuestro héroe, por fin, duerme. Mientras duerme, ya que no tiene otra cosa mejor que hacer, sueña. Sueños de héroe trágico, de psicópata peligroso o de niño asustadizo que acaba de descubrir que está desnudo en mitad de clase. Curiosamente, eso no es lo que le parece más preocupante; no sabe de qué asignatura es la clase... ni en qué curso está... ni en qué colegio.
Abre los ojos y maldice mientras murmura por lo bajo.
- ¿Tantos años que hace que lo dejamos, y seguimos con estas mierdas del colegio?
Mira el reloj a través de las legañas y maldice por lo bajo mientras murmura. Nada nuevo sobre el horizonte, salvo... ¿cómo le han podido surgir legañas en tan poco tiempo?

Cierra los ojos de nuevo y vuelve al tajo. Sueña con conocidos y desconocidos, con dolor y muerte, con personajes a medio formar y universos que no son sino meros esbozos. Palabras sin frases, escenas sin contexto, historias que no son más que trazos etéreos e inconexos. Sueña de nuevo y envía su mente a todos esos lugares a que sea testigo imperturbable de sus Génesis y Apocalipsis particulares.
Hasta que, finalmente, su inconsciente cae hasta un lugar pequeño y familiar. JAVI sueña mientras, en una pequeña parte de su interior, Javi se evade imaginando.

**********************

Dejarse caer al vacío. No había sensación más gratificante. Solo allí se sentía en paz, alejado del ruido, alejado de la gente, alejado del mundo. Dejarse mecer por los invisibles brazos de las corrientes de aire sin saber cuando acabaría aquella experiencia. Sólo cerrar los ojos, extender los brazos y dejarse caer en un mundo sin arriba o abajo, un mundo sin suelo. Un mundo sin preocupaciones, hasta que ese mundo es destruido por la realidad... y ciertas voces indeseables.

Porque, al igual que cada jueves, “ella” atravesó la puerta llenando con su luz el local. Una vez ante el mostrador, se acercó hasta Javi para pedir el mismo menú de siempre. De nuevo, tras la breve espera que precede a la bandeja llena de deliciosa... y, por lo que se dice, nada sana, comida rápida, se despidió con un gracias, y una sonrisa.

Desesperado: Otra vez lo mismo. ¿Cuándo le vas a decir algo?
Javi: Lo he hecho.
Desesperado: ¿Que has hecho que? Yo no he escuchado nada.
Literal: Le ha preguntado qué deseaba tomar.
Desesperado: ¡Vete por ahí!
Sarcástico: Espera, espera. Ese “Lo he hecho” no era una respuesta literal. Llevaba implícita una respuesta sincera.
Javi: ...
Desesperado: ¿Es eso cierto? ¿Por fin has encontrado tu grial, tu frase de entrada genial, y me la he perdido?
Javi: ...
Desesperado: ¿Y qué ha respondido ella? ¿También me lo he perdido?
Javi:..
Sarcástico: Cuanto silencio. Esto huele a vergüenza. Huele a auto engaño facilón. Yo apostaría a un... ¡Se lo has dicho todo con la mirada!.
Javi: ...
Sarcástico: Habla ya, condenado.
Javi: Bueno………….pues si.
Sarcástico: Juajuajuajuajuajuajuajuajuajuajuajuajuajuajua
Javi: Lo sabía, tenía que haber seguido callado.
Desesperado: ¿Una mirada? ¿Pero tú estas gilipollas?
Sarcástico: Vamos a ver. ¿Qué mirada ha sido?
Javi: Joder, la de los jueves, el resto me las he dejado en casa.
Sarcástico: No sigas con evasivas, te hemos calado. Seguro que tienes en mente un significado muy concreto de lo que has querido decir con esa mirada.
Javi: …
Desesperado: Suéltalo ya, cojones.
Javi: Bueno... la idea era transmitir un “me pareces una chica muy guapa”
Lógico: Tú estás tonto.
Sarcástico: Esa no me la conocía. Conozco la “mirada distante y misteriosa”, la de “cordero degollado”, la de “tipo duro que te hace saber que te podría partir la crisma, pero a quien no le mereces la pena el esfuerzo”, la de “voy a ver si te doy la suficiente lastima como para que me hagas caso” (muy parecida a la primera), la de…
Javi: Ya te vale.
Lógico: Si sabes que ninguna de esas miradas sirve para una mierda ¿por qué sigues con ellas?
Sarcástico: Espera, espera. También tienes el encogimiento de hombros multiuso.
Javi: Hay matices que…
Sarcástico: Sí hombre, sí, matices. Mira tío. Tienes un repertorio de miradas equiparable al de Zoolander.
Cinéfilo: Gran película.
Javi: A ver, Sarcástico. ¿Tú no estabas de mi parte en esto?
Sarcástico: Estaba de acuerdo contigo en que no podías tomar el asalto nada mas verla por primera vez. A día de hoy, sigo opinando lo mismo. Pero eres tú quien se esta contradiciendo.
Javi: ¿Cómo que me contradigo?
Analítico: Se refiere al uso reiterado de expresiones como “No la conozco de nada”, algo a todas luces obvio, para luego proferir un “se lo he dicho con la mirada”. A ver si te aclaras. Si quieres conocerla, intenta conocerla, pero no nos vengas con las memeces esas de falso tipo con su autoestima “torturado y maltratado por el destino”. He de añadir que esto último ha sido un poco redundante.
Sarcástico. ¡A ver si no nos apropiaos del papel de los demás!.
Analítico: Lo siento, pero no eres el único hasta las narices de esa pose.
Sarcástico: No hombre, no. Esa no es su pose. Si pose es de “tipo de pocas palabras misterioso e inescrutable”.
Javi: ¡Hola!. ¡Estoy aquí!. ¡No habléis como si no estuviera!
Sarcástico: Esto no va tanto por ti como por el jefe de verdad de la barraca, pero como está sobando no se va a dignar a responder.
Javi: Creo que es la primera vez que agradezco que mentes a vuestro socorrido “Autor”
Sarcástico: Pero ya que no anda por aquí, creo que vamos a aprovechar para darte un poco más de caña.

**********************

Nuestro héroe despierta de nuevo. Se siente un poco estúpido, y algo más depre de lo que se encontraba cuando se ha acostado, aunque no es capaz de localizar el punto de origen de esa sensación. Para mejorar la situación, su cuerpo se niega a reconocer que ha permanecido en la cama durante más de cinco horas y continúa tanto o más roto y cansado que cuando se ha acostado.
Pero se no importa, se impone una ducha y prepararse para la comida.
Yuju, San Fermín, y tal.

Añadir nuevo comentario

Últimas entradas.

Theme by Danetsoft and Danang Probo Sayekti inspired by Maksimer