De Homero a Kirby

Usted está aquí

Biografía computeril: PCverso I (Se acabó el juego)

Tras dejar los estudios (es más, al día siguiente) comencé un curso de mantenimiento de ordenadores en el Fondo de Formación (que, creo, tenía alguna relación con el INEM) El curso ya llevaba tiempo empezado para cuando entré, y la verdad es que llegué bastante perdido, y nunca terminé de encontrarme en él.
Básicamente, la formación se dividía en tres vertientes: Dos de sistemas operativos (DOS y UNIX) y otra de desguace y goce con la casquería electrónica (vamos, reparación de hardware)
En las de sistemas operativos no me enteraba de nada. De DOS sabía un par de comando (más que nada intuía alguna que otra cosa gracias a saber un poco de ingles, y de los tiempos del Basic) y alguna cosa más me sonaba. Por ahí utilizaban las PCTools, aunque no sabía muy bien para que.
No pedían que hiciéramos cuadrados y círculos de colorines con aquella herramienta, pero a mi me sonaba que mis colegas la utilizaban para trampear las características de sus personajes del Bard´s Tale, así que no terminaba pillar por donde tenía que ir aquello.
Lo único que sacaría en claro de aquellas clases serían algunas cosillas:
Que el gore electrónico era algo que nunca tendría que haber abandonado. Me seguía encantando ver maquinas desmontadas, juntar las piezas y que aquello hiciese cosas.
Que el Prince of Persia era un juegazo. Bueno, con esto creo que no descubro nada a nadie.
Que el Atomic runner era otro juegazo (No, a este no jugaba en los PCs del curso, sino en el bar al que íbamos a tomar algo en los descansos)
Y que la programación y yo no éramos compatibles (aunque, cabezón como soy, de vez en cuando trato de demostrar como falsa esta afirmación)

En aquel momento los más de los más que había en PCs (al menos en aquel lugar) eran los 386, que se utilizaban en exclusiva para la sala dedicaba a Autocad. Nosotros nos teníamos que conformar con unos 286. Aquellos números entonces no me decían gran cosa. Lo único que sacaba en claro era que los tíos que los fabricaban y comercializaban tenían alguna fijación rara con los números y el año ochenta y seis.
También empezaban a moverse por la clase unos discos con una cosa que se llamaba Ventanas 2.x , lo cual me decía que los tiempos cambiaban, y que los tipos que empezaban a diseñar y comercializar los sistemas operativos debían de ser colegas de los que ponían nombre a los superhéroes.

Cuando acabé el curso, llegó el doloroso momento de abandonar de nuevo al Commodore y poner un PC en casa. Ya desde aquel momento tomaría la decisión que se mantendría en todos los PCs que he ido comprando (salvo con los portátiles): Nada de ordenadores de marca. Es más, mi primer PC ni siquiera sería Intel, sino que optaría (bueno, aconsejaría a mi padre, que con aquella edad uno no tenía esos dineros) por un procesador de la ya desaparecida Cirix: Un 386 a cuarenta megaherzios, con un mega de RAM y un disco duro de ciento veinte megas. Luego, ya por mi cuenta, le doblaría la RAM, le pondría (bueno, lo harían los de la tienda) un coprocesador matemático, y le pondría una disquetera de cinco y cuarto.
Con este equipo también comenzaría otra tradición: La desconfianza hacia las versiones modernas de los sistemas operativos.
Ya durante el curso había visto como mis compañeros sufrían los estragos causados por aquella cosa de las “Ventanas”, con sus pantallazos de error continuos y su casi completa ausencia de programas para utilizar.
De todas formas, terminaría por caer con la versión 3.1, porque el wordperfect para DOS era feo e incomodo de cojones y los cantos de cisne del entorno gráfico de los Mac llamaban con fuerza.
Pero antes de llegar hasta ahí, tendría mi primera experiencia mística con los virus, acabaría hasta el gorro de los mensajes de memoria insuficiente para ejecutar tal o cual juego (y me haría un ferviente devoto del memmaker) y nacería en mí un odio cada vez más acentuado hacia las disketeras.
Pero de eso ya os hablaré en la siguiente entrada.

Comentarios

Fuuu, la eterna batalla por rascar un poco más de memoria EMS y convencional, anda que no habré manipulado líneas y comandos del Autoexec.bat y el Config,sys para lograr que tal o cual juego funcionara.
¡Ah, la nostalgia!

"desguace y goce con la casquería electrónica"
No se me ocurre una descripción más deliciosa de la reparación de hw
; D

Uno, que es un sentimental :)

Añadir nuevo comentario

Theme by Danetsoft and Danang Probo Sayekti inspired by Maksimer